https://hookupwebsites.org/es/supersticiones-de-citas/Supersticiones de citas
Divulgación de afiliados

Supersticiones de citas

Supersticiones de citas

Cuando escuchamos a Frank Sinatra cantar sobre «esa vieja magia negra llamada amor», la mayoría de nosotros podemos identificarnos. Reconocemos esos sentimientos de cabeza a cabeza, de razonamiento fuera de la ventana que aparecen al principio de una relación. Los efectos del enamoramiento son tan poderosos e incontrolables que es como si nos hubiera encantado o hechizado una fuerza sobrenatural. Esto se debe a que las sustancias químicas que zumban alrededor de nuestro cerebro y nuestro lomo nos hacen hacer y pensar cosas extrañas que parece que no podemos controlar con la razón. Por eso se llama «enamorarse», como la gravedad, no puedes evitarlo cuando empiezas a tropezar.

Y mira lo que hacemos cuando nos enamoramos «locamente». La obsesión, el engaño y la paranoia son parte de los pensamientos y comportamientos irracionales que acompañan a este territorio. Creemos en lo increíble. Desarrollamos pequeñas peculiaridades de comportamiento y rutinas supersticiosas que nos ayudan a afrontar la incertidumbre del romance. Si nos sentimos afortunados de haber encontrado el amor, algunos de nosotros intentamos controlar esa suerte actuando con extraños patrones de comportamiento que normalmente descartaríamos como irracionales.

Por ejemplo, todos estamos familiarizados con los talismanes de la suerte tradicionales como los gatos negros y los tréboles de cuatro hojas, pero muchos de nosotros también desarrollamos supersticiones más personales y privadas que nos hacen sentir más cómodos en una cita o durante las primeras etapas de una relación. Podría ser usar la misma camiseta de la suerte, llegar siempre a una cita exactamente a la misma hora o asegurarse de que nuestro socio finalice la conversación telefónica con la misma firma. Haremos cualquier cosa para mantener viva la magia. La mayoría de nosotros nos involucramos en este comportamiento supersticioso, pero ¿por qué?

La respuesta podría estar en nuestro cerebro y en la forma en que se enfrenta a la incertidumbre. La incertidumbre es un estado desagradable en el que estar, ya que conduce a la ansiedad. Siempre que experimentamos algo que parece incontrolable, como enamorarse, buscamos ganar el control. De hecho, realmente no podemos ayudarnos a nosotros mismos. Nuestros cerebros están programados para buscar patrones en el mundo, especialmente en momentos en los que no estamos seguros de los resultados. ¿Y qué podría ser más impredecible que el torbellino inicial de un apasionado romance?

Siempre que no estamos seguros de nosotros mismos, o la perspectiva de una pérdida es grande, muchos de nosotros nos involucramos en actividades que creemos están vinculadas de alguna manera a asegurar lo que queremos en la vida. ¿Cómo hace esto el cerebro? Para empezar, retoma eventos o sucesos inusuales cuando las cosas han ido bien en un esfuerzo por repetir el éxito. Si las cosas vuelven a ir bien, muy pronto veremos al ritual como responsable del resultado. Es como pedir un deseo que se hace realidad, pero en lugar de una ilusión, es un comportamiento supersticioso. Es exactamente el mismo mecanismo que opera en los atletas que participan en rituales previos al juego o en los jugadores que tienen que jugar con ciertas máquinas o hacer las cosas en un orden determinado. Una vez que se forma un ritual supersticioso, puede ser muy difícil deshacerse de él.

Tal vez no siempre deberíamos tratar de actuar racionalmente, sino permitirnos de vez en cuando dejarnos llevar por el flujo emocional y la comodidad que los rituales pueden proporcionar. La ironía es que si intentas evitar ser supersticioso (lo que a menudo uno no puede), entonces sientes más ansiedad, lo que a su vez te lleva a buscar más control. Esto se debe a que las supersticiones operan a nivel emocional en el cerebro, y aunque podemos intentar aplicar una lógica fría, las emociones acaloradas son muy difíciles de regular a través de la razón. Podríamos decirnos a nosotros mismos que debemos controlarnos, pero en el fondo nuestro cerebro emocional está funcionando a toda máquina.

Así que el amor, el romance y el miedo a perder es la receta perfecta para el comportamiento supersticioso. Con el tiempo, puede aprender a relajarse a medida que las prioridades cambian a otras preocupaciones en una relación, como la creación de un hogar, la perspectiva de tener hijos o la búsqueda de un futuro financiero seguro. A medida que obtenemos más control sobre la situación o la incertidumbre se debilita, podemos sentir menos ganas de participar en un comportamiento supersticioso. En definitiva, debemos reconocer en nosotros mismos y en nuestra pareja que el amor puede hacernos creer en lo increíble.

Para obtener más información sobre Bruce M. Hood, haga clic aquí. Para comprar su nuevo libro, SuperSense haga clic en aquí. O navegue primero haciendo clic aquí.

Anisa
Anisa
Anisa
MS, RD y escritor
Anisa es consciente de que el crecimiento lleva tiempo. Ella les da a las personas las herramientas que necesitan para lidiar con sus emociones, mejorar su comunicación y reflexionar sobre su valor.
Enviar una opinión
Valoración:

Principales sitios web de citas